fbpx

Beneficios del Amaranto

Beneficios del Amaranto

Amaranto

Cultivado por los aztecas hace 8000 años y aún un cultivo nativo en Perú, la historia del amaranto puede ser rastreada hasta México y la Península de Yucatán. Hoy, es cultivado en África, la India, China, Rusia, a través de Sudamérica y está emergiendo de nuevo en Norteamérica.

Beneficios a la salud

Una razón por la que el amaranto está emergiendo en la vanguardia entre los granos es por su nivel nutritivo. Es más alto en minerales como el calcio, hierro, fósforo y carotenoides que la mayoría de los vegetales. Tiene un contenido notable de proteína: taza por taza, 28.1 gramos de proteína comparados a los 26.3 gramos en el arroz.

El amaranto es una fuente genial de lisina, un aminoácido con un contenido de proteína comparable al de la leche, más fácil de digerir; eso no se puede decir de otros granos. Para apoyar este aspecto positivo del amaranto, también contiene proteínas primarias llamadas albumina y globulinas, las cuales, en comparación con las prolaminas en el trigo, son más solubles y digeribles.

Una taza de amaranto crudo contiene 15 miligramos de hierro, mientras el arroz blanco sólo contiene 1.5 miligramos. Una taza de amaranto crudo también contiene 18 miligramos de fibra, en comparación, el arroz blanco contiene 2.4 gramos.

En un 105% de la recomendación diaria por ración, el manganeso en el amaranto sobresale, aun así, contiene pocos carbohidratos. El amaranto contiene más de tres veces la cantidad de calcio y también es alto en magnesio, fósforo y potasio. El amaranto contiene de un 6 a 10% de aceite, predominantemente no saturado, o alrededor de 77% de ácidos grasos no saturados, incluyendo al ácido linoleico, requerido para una nutrición óptima. Sin ser lo menos importante en esta lista, el amaranto es el único grano con un contenido documentado de vitamina C.

Dato curioso del amaranto

En México, varios tipos de bombones se hacen con amaranto mezclado con azúcar o miel, y llamado “dulce de alegría” o “dulce delicia”. Se forman en confites parecidos a cráneos y distribuidos durante la celebración del “Día de Muertos” mexicana.

Fuente: Alimentos saludables

Login

Contraseña perdida?
WhatsApp chat